viernes, 12 de septiembre de 2014

Me gustaría


Querido Lector; Me gustaría viajar a Grecia, ver el amanecer sentadita en el suelo de Atenas, y si se me permitiera delirar alto, soñar bien lejos, me encantaría pararme encima del Partenon, y estar más alta que el sol mientras sale, y luego estar a su altura hasta que me supere. Me gustaría bucear en los mares encontrarme un pez payaso y reírme de él, cuando el aire me falte y me salte un chillido, que un delfín reconozca mi voz en el mar. Me gustaría publicar una novela sobre ello o cualquier cosa y que sea exitosa pero no esté de moda, que me permita vivir de escribir, que se traduzca al mandarín, al griego y al latín. Me gustaría que un griego la lea y me mande una carta, que quiera conocerme para debatir. Volver a Europa y mirar con nostalgia la cima del Partenon y recordar aquella vez que el sol fue mi súbdito, volver a subir. Invitar al griego hasta arriba y que juntos miremos la nada y el todo, aquellas ingratas que solo me visitan a mí. Volver a Argentina y recorrerla entera, en una casa rodante con personas queridas, cruzar las fronteras, y luego, volar a París. Dar mi primer beso en la torre Eiffel, correr por Francia tomada de una mano amada, reír alto bien alto, y que los delfines me extrañen en el mar. Que me duela la panza de felicidad, que me canse de sonreír. Quisiera tener tantas horas como para leer tanto como quiero leer y a la vez vivir tanto como quier vivir.Quisiera juntar en un cuaderno cada sonrisa sincera que me dan. Y coser las miradas de amor en un almohadón,y así, cada vez que duermo, me endulcen lo sueños,tan dulces como el algodón de azúcar, que mi padre me corrija que se dice nubes, y entonces, tener sueños de nubes dulces.Gustaría me hiperbatón con hablar y vivir de puré. Me gustaría caminar por el cielo solo una vez. Me gustaría dar una abrazo bien fuerte, unir a una persona de nuevo a su ser. Me gustaría tener tantas vidas como para vivir con todas las personas con las que quiero vivir.Me gustaría estudiar tantas cosas, hablar tantos idiomas, y bailar sin fin. Me gustaría que llegue la noche y alguien me toque un tema del cuarteto de Nos. Me gustaría enamorarme de alguien que se enamore de mi, o simplemente enamorarme, o sentir. Me gustaría sentir toda mi vida bien profundo, con penas y alegrías, así podre decir que al menos viví. Me gustaría que no existiera el dinero, que en cambio la moneda sea la paz. Me gustaría que mis amigos sean eternos, que no se esfumen nunca con un viento del sur. Me gustaría poder tragarme las lagrimas, que mi cara no sea un libro abierto que muchos ya saben leer.
Me gustaría tener todas las mañanas un café. Me gustaría tomar un colectivo en la estación y recorrer todo su camino hasta que me obliguen a bajar. Caminar desde su fin una calle, hasta llegar a la casa 00.
Me gustaría más sonrisas ajenas, más buenos humores y mejores mañanas, más solidaridad de las personas y un curso menos superficial. Me gustaría que mi compañera no ande sola, encontrar la manera de hacerla integrar. Me gustaría poder obtener una frase al día que me haga la vida, una frase feliz.
Me gustaría no desear tanto y actuar más, me gustaría cambiar.
Me gustarían tantas cosas que ya he perdido el objeto de ponerme a contar, me gustarían tantas cosas inútiles que no entiendo porque me han dado el don de desear, me gustarían tantas cosas serias que no entiendo porque las tengo que desear.

domingo, 7 de septiembre de 2014

No lloro por video-juegos.

Querido lector;
La gente no entiende porque lloro,muchas veces resbalan por mis mejillas lagrimas redondas, que caen pesadas sobre la mesa,el banco de escuela o el piso sin mi consentimiento, no quiero realmente llorar, pero mis ojos parecen transpirar fácilmente, se desprenden de aquel liquido demasiado ligeramente. Pero muy pocos entienden,y a muy pocos puedo explicarles, el trasfondo de mis lagrimas. Ellos ven la superficie lisa de mi tristeza, creen al arma culpable del balazo y dejan indemne a quien dispara.
Será por eso que me identifico tanto con aquella canción, que comienza diciendo " No crean que soy plástico y superficial;O que es nulo mi coeficiente intelectual, no crean que soy un chico material"  
Puedo comenzar a llorar por cualquier cosa, por un comentario bien intencionado, por un velador roto, por una censura, por un cambio de lugar, por una risa, por un reto menor, por un grito, por una mirada, por estupideces, por cosas importantes,por una nota baja,  por todo, por nada, puedo llorar sin darme cuenta y puedo llorar hasta que me falte el aire.
Pero, lea un poco entre lineas, no quiero ver más caras confusas que creen que lloro por estas pequeñeces, quiero que comprendan: No lloro por el comentario, si no por lo que conlleva, no lloro por el velador, si no por los recuerdos de su luz, no lloro por la censura si no por la falta de confianza que me demuestras, no lloro por el lugar, si no por la falta de respeto al espacio que he llevado y ocupo, no lloro por la risa sino por la burla, no lloro por el reto si no por no ser comprendida, no por el grito si no por no poder comunicarme, nunca por la mirada,en su vez por los pensamientos detrás de ella, no por las estupideces, si no por el hecho de que estas me importen, no por la nota,si no por la bronca de no merecerla, lloro casi siempre de bronca e impotencia, no,no me crea depresiva, créame una persona con problemas de ira, que su trasfondo pacifista la lleva a que "cada cosa que me digas se vuelva un melodrama".