viernes, 1 de agosto de 2014

La vidriera

Querido lector; Iba a comenzar esto con un frívolo y cortante "Odio las vidrieras" pero me he dado cuenta del error, no odio las vidrieras en sí, en plural y en su totalidad, además considero que ningún objeto merece de mi parte tanta atención como para llegar a ser odiado,  cambiaré entonces mi argumento, comenzare con un simple y más suave "Me desagradan las vidrieras de ropa".
Aclaro que esto no enmarca simplemente a las vidrieras en sí, si no al acto de la gente de pararse continuamente a mirarlas, o desviar su atención del paisaje por ellas. No sé que es lo que tanto ven las mujeres detrás del cristal, que es lo que irradia aquella energía que atrapa e hipnotiza, y todo esto teniendo en cuenta que hasta donde yo sé, entro en aquel grupo sociológico denominado "Mujeres".
Iba a declarar mi odio a todas las vidrieras cuando me dí cuenta que hay vidrieras que también admiro, yo peco también de quedarme embobada mirando estos cristales, pero detrás de ellos veo cultura en los museos, veo libros o también muñecos de colección. Entonces no puedo pasar frente a aquel negocio sin quedarme mirando todas aquellas figuritas, sin comentarle a mi acompañante que si me compra el R2D2 que quiero hace tanto tiempo será considerada una de mis personas favoritas; peco de humana que vive en una sociedad capitalista.
Admiro está clase de vidrieras tanto como me desagradan aquellas, y quizás eso es lo que me da la ilusión de odiarlas a todas. Ya que ambas son manipuladoras,las primeras juguetean con tus gustos las segundas a las que eres arrastrado por otros te aburren.
¿Cómo estará el mundo que, estos cristales tienen tanto poder sobre nosotros?
Ventanas a objetos que se quiere que desees, mostrados de manera llamativa y ostentosa, objetos 'necesarios'  y otros inútiles. Unos que solo necesitas en una cierta cantidad y quieren vendértela por el doble, estos simpáticos cristales te invitan a desearlos el triple.
Pero quizás no deba porque yo aborrecerlas, ellas son simplemente otro objeto utilizado para el comercio, podemos sentir empatía con ellas, estamos casi en las mismas. Bonitos zapatos eh, ¿Donde los compraste?

No hay comentarios:

Publicar un comentario