martes, 27 de mayo de 2014

Comenzando a manchar con tinta.

De una manera muy sencilla, quisiera dar apertura a este blog.
No tengo grandes expectativas para él, señor, si usted está aquí leyendo será por mera casualidad del destino y no por esfuerzo mio, no pienso promocionarme, no encontrara publicidad de estas páginas nunca y simplemente espero que pocos lo publiciten. Querido lector, le estoy compartiendo un secreto, un secreto bien profundo, porque aquí dejare escapar todos mis monstruos, los dejaré libres para que huyan, y no, no me arme de valor para la acción noble de arrojarlos a un diario oscuro donde nadie nunca pueda verlos, se los compartiré a usted, exista o no exista, este o no leyéndome detrás de su propio monitor, porque entre los monstruos escaparan ángeles, y no quiero acorralar a aquellos en las finas hojas de la prisión con candado, soy tan cobardemente valiente como para no querer que mueran en mí.
No sé preocupe, no lo dejare desarmado, junto a mis monstruos le compartiré los trucos para calmarlos, para no dejar que lo consuman.Querido lector, yo lo estimo mucho, nunca pondría su mente en peligro, sepa usted que todo lo que le divulgare, todas las manchas de tinta falsa que derramaré, no tendrán otro fin que mi deshaogamiento, de poner todos aquellos pensamientos cotidianos en algún lado, para no perderlos en la nada de mi mente, no tome mis palabras como más validas que las que podría exclamar cualquier adolescente.
Doy así comienzo a mi crónica, la crónica del margen en el mundo, una historia que se escribira renglón a renglón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario