sábado, 31 de mayo de 2014

Blanco sobre negro.

Querido lector, ¿Alguna vez ha usado una prenda reiteradas veces, sin importar lo estropeada que esté?
Tengo un conflicto grave con mi madre, un choque de ideologías bastante profundo. Verá usted que soy persona con educación incompleta y a la que le falta mundo, pero, tengo bastante seguros mis diez en introducción a la psicología, y un dato que te dan como fundamental, es que la adolescencia (no en otra etapa) se basa por el ¿Cómo me ven?  y ¿Cómo me veo? estas dos preguntas marcan, sin lugar a dudas, el correr de los días en el existir del adolescente occidental. Pero yo de alguna manera extraña, he esquivado bastante satisfactoriamente este complejo, o al menos, prefiero que me vean como una persona pensante y no superficial, por lo que tiendo a descuidar mi imagen física. Para mí, y mi cuadro mental, está idea es positiva, no me importa realmente lo que piense la gente de mis zapatillas, y si se quedan hablando de ellas cuando me voy. La idea de no poder usar una remera por estar algo estropeada siendo que está entera y cumple realmente su función,es para mi inconcebible. Además, la remera en cuestión quería ser utilizada para ir a entrenar en un gimnasio, para transpirar, sudar, manchar, por lo que debe ser cómoda no hermosa.
Pero al parecer, sus manchas blancas sobre el negro hacen que la pobre sea impresentable ante el mundo, (debería ser  quemada viva por sus fechorías, ¿no creen? ¿Como se atreve a seguir siendo útil estando manchada? ).
Ella se fija bastante en estás cosas, me regaña por ir mal arreglada, despeinada, sin maquillar, siendo como soy a la mañana, así soy todo el día, impresentable, impresentable, impresentable.
Tengo bien claro que lo hace con buenas intenciones, en su caótico mundo hay que estar "presentable" y quiere evitarme que mis compañeros en edad hablen mal a mis espaldas, el tema aquí que no entiende es  fundamental: No me importa.
No estoy diciendo ser especial, como cualquier adolescente y como dice la psicología mi vida está marcada por preguntas de "¿Cómo me veo?" o de ese estilo, pero el tema está en la importancia que le doy a esa pregunta. A nadie debería molestarle las manchas blancas en el gimnasio, distinto fuera si me presentara desagradable, con mal aliento, mal olor, transpirada y grasosa, pero mi remera no está sucia, mi remera está manchada. Porque vivió y le quedaron marcas.
No me malentienda, mi familia no es superficial para nada, por eso mismo hacen tambalear mis ideas, pero hay muchas veces que pienso que mi madre tiene el complejo adolescente, y como ve que yo no lo poseo quiere crearlo para mi, como un piensa en esto en vez de aquello, deberías pensar más en salir con una remera decente, depilada, y por dios, que estás impresentable, intentando defenderme me daña, sin ser malintencionada muchas veces me baja el autoestima, tan inestable en está etapa.
Claro que no lo dice así, claro que lo dice sutil, claro, pero es molesto igual y no responderé dulcemente nunca a estas observaciones bonachonas que traen consigo ideales que a mi no me interesan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario